Concluye segundo foro empresarial sobre agronegocios

2144

Guatemala,  16 de julio de 2019. El impacto de los negocios relacionados con el agro a nivel nacional y regional fue uno de los temas que se desarrollaron este martes en el II Foro Empresarial de Agronegocios «Facilitando el Comercio de Perecederos en Centroamérica y México».

Durante el foro, organizado por la Cámara de Comercio e Industria Guatemalteco – Mexicana (Camex),  también se habló sobre los retos que enfrentan los empresarios de la región derivados de la “tramitología”, así como sobre las propuestas del sector público para mejorar la facilitación comercial de los productos perecederos, casos de éxito, adopción de mejores prácticas y tendencias a seguir.

El ministro de Economía, Acisclo Valladares, quien participó en la apertura de la actividad, explicó que las principales barreras que tienen Guatemala con México para comerciar son, precisamente, los procesos no arancelarios.

De acuerdo con el ministro Valladares, entre las barreras no arancelarias que retrasan el comercio figuran como las principales las de tipo fito sanitarias. Agregó que retrasos de este tipo, entre otros, han provocado que el TLC con México se haya aprovechado hasta la fecha solo en alrededor de un 15%.

Enrique Lacs, director ejecutivo de la Cámara de Alimentos y Bebidas, comentó que para agilizar el comercio entre Centroamérica y México, se debe migrar  a sistemas aduaneros en donde se tengan reconocimientos mutuos.

“Es decir, si se va a tener en el mercado nacional un producto autorizado por el Ministerio de Salud o el de Agricultura, se debería pasar a México sin mayor trámite porque los sistemas sanitarios, que  es uno de los temas por el cual no hay agilidad del comercio con el vecino país,  están reconocidos y trabajando conjuntamente y ello lo que da como resultado es un reconocimiento mutuo”, afirmó el ejecutivo.

Lacs agregó que es importante  que los ministerios de agricultura, salud y  los sistemas aduanales sean reforzados en sus marcos regulatorios para que  diluyan los trámites,  que las instituciones sean fortalecidas con tecnología  y con laboratorios para que los productos no tengan que esperar en frontera.

“De esa manera cuando salga el furgón de la empresa, se sabrá en cuantas horas o días va a llegar a su destino, pues en la actualidad no se tiene certeza de ese tránsito y el tiempo que conlleva el recorrido”, dijo Lacs.

Julio Dougherty, viceministro de Integración y Comercio Exterior, del Ministerio de Economía, afirmó que entre los principales retos para facilitar el comercio de productos perecederos hacia México está la digitalización de los procesos y eliminar la papelería para que haya mayor eficiencia.

Otro aspecto, agregó, es que los empresarios y transportistas estén más informados sobre los procesos, que las autoridades de comercio o aduanas avisen en forma pronta a  la empresa que está exportando si hay algún problema con su mercadería y que se verifique si los productos retenidos tienen una causa real para que no pasen.

El viceministro Dougherty recordó que la Unión Aduanera entre Guatemala y Honduras ha sido uno de los mayores ejemplos a nivel mundial sobre el impacto positivo que tiene la agilización del comercio por medio de reducción dramática de los tiempos de tránsito.

El funcionario refirió que la facilitación del comercio se debe traducir en reducción de costos, agilidad, trazabilidad y transparencia. “Tenemos que llegar al punto en que los procesos serán digitales porque son una ventaja. Se pueden hacer desde la empresa exportadora y no se tiene que esperar llegar a la frontera para que los mismos se realicen”, afirmó Dougherty.

-FIN-